Blog

La importancia de tener una conciencia limpia para alcanzar tu paz

En mis sesiones de coaching y en mis conversaciones con diferentes personas, cada vez escucho con más frecuencia: “yo lo único que quiero es vivir en paz”.
 
Pero “vivir en paz” requiere descubrir qué es lo que te da paz y qué es lo que te la quita.
 
No podemos vivir en paz si tenemos la conciencia sucia.
 
Si sabemos en nuestro interior, en lo más profundo de nosotros, que hemos cometido una falta, que hemos hecho daño a alguien, que hemos mentido o que hemos olvidado hacer algo que estaba muy claro que debíamos hacer, no podremos tener paz.
 
Hoy te invito a que cultivemos esa paz interna revisando nuestros pensamientos, comportamientos, decisiones y elecciones, para poder tener integridad y una conciencia limpia y tranquila.

¿Qué significa tener la conciencia tranquila?

Es sentir la libertad, la seguridad y el gozo que emana desde lo profundo de nuestro ser.
 
Cuando sentimos que nuestra conciencia está tranquila nos liberamos del dolor emocional, de la culpa y de esa voz acusadora que nos hace sentir tan mal.
 
Para llegar hasta aquí es importante entender que debemos ser humildes y reconocer que hemos obrado mal, que como seres humanos nos equivocamos, pero que así como es de humanos equivocarse, es de sabios reconocerlo y rectificar.
 
Toma las medidas y acciones necesarias:
 
  • Reconoce tus fallas.
  • Perdónate primero a ti misma (o) y luego pide disculpas a quien o quienes has afectado con tus actos.
  • Sé sincera (o), no trates de ser alguien más, sé tú misma (o), porque desde allí se desprende la mayor autenticidad, con la que se puede vibrar, donde tu ser auténtico podrá ser apreciado y valorado mucho más.
  • Reflexiona sobre tus acciones y piensa en sus consecuencias. Aunque en muchas ocasiones es difícil controlar por completo tu comportamiento, podrás tomar en cuenta los sentimientos de los demás y entenderlos mejor.
Debemos buscar el equilibrio dentro de nuestro sistema de creencias basándonos en nuestros principios y valores, a pesar de que estamos bajo un continuo bombardeo en una sociedad que juega al plagio, al embuste, a la falsedad y a lo fácil.
 
El problema es que no todos nos regimos por la misma escala de valores y principios, y aunque existe el “sentido común”, que se considera universal, este es a veces el menos común. No siempre se actúa de acuerdo con este por el bien de todos.
 
Pido porque tengas la paz interior que necesitas y sepas escoger la forma en que haces las cosas y cómo tratas a las personas.
 
Eso hará una gran diferencia en tu diario caminar.
 
¡Que la paz inunde tu vida y tu corazón siempre esté alegre!
 
MACY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.